¿Cómo saber si necesito ir a una consulta Psicológica?

A todos nos hace falta aprender y crecer en aspectos de crecimiento personal, de inteligencia emocional, manejo de las emociones, superar situaciones que...
¿Cómo saber si necesito ir a una consulta Psicológica?

Esta es la interrogante con la que la mayoría se enfrenta, así que si te estás haciendo ésta pregunta en estos momentos trataré de poner claridad sobre esta duda. 

Estos días unas jóvenes en el marco de su trabajo de grado me realizaron una serie de preguntas y una de éstas era: 

¿Considera que los jóvenes en la actualidad le dan más importancia a temas relacionados a la salud mental?  

La respuesta a esta pregunta fue: Creo que mantenemos bastante el parámetro entre todas las edades. No puedo hacer discriminación etaria, porque así como me solicitan ayuda personas de 85 años porque lo consideraron necesario, también lo hacen jóvenes, como también vemos jóvenes en el consultorio porque los padres les obligan a consultar. Es un problema cultural que no es de terminar en un futuro inmediato. 

¿Quiénes necesitan consultar? 

A todos nos hace falta aprender y crecer en aspectos de crecimiento personal, de inteligencia emocional, manejo de las emociones, superar situaciones que implican una carga emocional negativa, percepciones sesgadas, mejorar la comunicación, conocer sobre la psicología interior de las relaciones, pero no todos sienten la necesidad de hacerlo. 

Entonces volviendo a la pregunta inicial de ¿Quiénes necesitan consultar? La respuesta es TODOS, PERO no todas personas sienten la necesidad de hacerlo. 

Las personas que no sienten la necesidad, les recomiendo que no lo hagan, porque como profesionales ayudamos a las personas para que puedan resolver los aspectos de su vida que les condiciona e impide tener el estilo o calidad de vida que desean tener, proporcionamos herramientas para que puedan encontrar el punto de equilibrio mental y emocional para que se sientan plenas. 

Una de las experiencias con las que me suelo encontrar es que las parejas que viven una crisis o conflictos recurren para recibir ayuda. Es fenomenal, les felicito, porque solos no siempre pueden resolverlos, no saben cómo, las estrategias que aplican nos funcionan, intentaron varias veces y siempre es lo mismo. Pero no siempre ambos sienten la misma necesidad.  

Y aquí entra el dilema de limitarse a buscar ayuda si la pareja no siente la misma necesidad, si la otra parte no se interesa en consultar, si no va hacer nada por mejorar la relación “Yo tampoco voy”, porque compramos la idea que ambos deben hacer lo mismo. Sería lo ideal, pero no es imprescindible. 

La relación está compuesta por dos individuos, cada individuo es único y responsable del 50 % de la experiencia en el vínculo. Dicho esto ¿Crees realmente si se altera la mitad de un producto es el mismo que al principio? Verdad que no. 

Si la persona se siente bien  consigo mismo como está y considera que es el otro el que debe cambiar, si no se hace responsable de su 50% que le corresponde como creador de la experiencia que vive en el vínculo, como profesional es imposble obligarle a hacer un proceso que no quiere, que no es el momento de hacer y no puedo ayudar al que no percibe que necesita ayuda,  porque el trabajo no es del profesional sino es de la persona, el profesional solamente le muestra el cómo. Pero la persona que se hace responsable y decide trabajar su 50% que le corresponde puede hacer grandes cambios en sí mismo/a, en su entorno y en la relación. 

Una de las creencias suele ser que ir al psicólogo es de débiles o dicen “que me va decir alguien extraño como resolver mis cosas.  

Tomar la decisión de recurrir a ayuda psicológica es en primer lugar de valientes, porque en el proceso las personas se enfrentan a sus mayores miedos, culpas, resentimientos, se permite sanar esos dolores más profundos que trae dentro y se permite tocarlos para sanarlos, definitivamente ESO ES DE VALIENTES.  

En cuanto a que me puede decir un extraño, bueno, cada profesional tiene técnicas y herramientas con las que se siente más identificado y a gusto para trabajar, no puedo hablar por otros profesionales, solo puedo hablar por mí. No le digo al paciente que debe hacer, como debe actuar, ayudo al paciente a encontrarse a sí mismo, a descubrir su propia solución a la situación que está viviendo, muñirle de estrategias y herramientas para que pueda hacerle frente, reforzando sus recursos internos empoderándole para ser independiente y autónomo en sus decisiones y puede construir la vida que anhela. 

Podemos resumir entonces que eres de las personas que necesita agendar una sesión si:  

  • Buscas sanar heridas emocionales y vivir de manera plena y consciente. 
  • Quieres enfrentar y superar tus miedos para recuperar tu tranquilidad.
  • Buscas sanar el resentimiento o enojo para recuperar la armonía y la alegría.
  • Buscas sentirte bien contigo mismo/a.
  • Sentir armonía y conexión contigo y con tu pareja nuevamente.  
  • Si quieres lograr un cambio profundo. 
  • Si estás comprometido/a a encontrar una solución y dejarte guiar. 

Si has respondido afirmativamente a una o a varias preguntas estás  listo para iniciar un proceso de crecimiento personal, si deseas que te guíe en el camino comunícate conmigo para reservar tu espacio. 

Reservar un turno

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on whatsapp

Más publicaciones

Temas

Envíame un Mensaje

Recuerda, estoy para ayudarte

¿Necesitas más información? No dudes en escribirme