El Dolor de un corazón

¿Al recordar una experiencia dolorosa de tu vida, sientes un dolor en tu corazon como si te quemara ? Quiero decirte que no hay nada de malo contigo, esa es...

El dolor que sientes al recordar puede que sea tan intenso como esto que describe Ana.  

Mientras manteníamos la sesión de descubrimiento Ana estaba apretando la parte superior izquierda de su pecho, cuando pregunté si estaba bien me describe el dolor que suele sentir en esa parte y al recordar algunas experiencias de su vida se hizo más presente y dijo: “me duele el corazón, es como si me quemara”. (claro que realizó todos los estudios con su médico y cardiólogo que descartaron cualquier problema físico).

¿Cómo sientes tú el dolor de aquella experiencia en tu cuerpo?

¿A ti también te quema el corazón? 

Los síntomas y signos que se expresa a través de nuestro cuerpo por las memorias de una experiencia traumática o menos agradable pueden ser diversos, puede ser ansiedad, descontrol en la comida o comer emocional, pánico, insomnio, contracturas musculares, desgano o sensación excesiva de cansancio, sin motivación para el trabajo y una lista interminable.

¿Hace cuánto tiempo estás evitando recordad esa experiencia y luchando con tu mente para que desaparezca en tu recuerdo?

Sí, leíste bien, luchar para tratar de olvidarlo, esperando días, meses que luego pasaron a ser años y sigues esperando a que no duela, a que no te dé rabia o a que no sientas miedo. Y al final pasaron tantos años que ya ni quieres mencionar que te sigue causando emociones negativas, porque piensas que algo debe de andar mal contigo, porque si el tiempo cura, el tiempo hace que pase, a ti ya no te debería dolor.

Si te identificas con esto, quiero darte hoy una buena noticia y también otra que parece no tan buena, pero en verdad es mejor que la primera. 

La primera noticia; quiero decirte que no hay nada de malo contigo, esa es la buena noticia, el tiempo no cura, con el tiempo nos acostumbramos a ese dolor y ya no se siente como al principio, esto parece ser lo no tan bueno, pero siii es superbueno que lo sepas porque ahora ya sabes que si trabajas en ti para sanar ese dolor al fin puedes dejarlo en el pasado y no seguir cargando con tanta carga de las experiencias menos agradables de lo largo que tu vida.

Me decía otra paciente: “cómo hubiera querido saber esto 30 años atrás y haberlo sanado antes, la vida habría más sencilla”… AGRADECE que lo has sanado hoy, tantas personas no tienen aún la oportunidad, tantas personas no han tenido tu oportunidad de sanar sus emociones en lo que duró su experiencia en esta tierra… le contesté.

Traerte a ti esta oportunidad es lo que hoy quiero compartir contigo a través de estas líneas, porque aprendemos a ser mejores a través de nuestros peores momentos, pero te soy sincera, si no sabemos cómo hacernos mejores y catapultarnos de un salto, también nos puede enterrar o tirarnos por el suelo y sentirnos aplastados, son dos caminos, dos resultados que se alcanzan con la misma experiencia.

Si dejas de buscar culpables, víctimas y enemigos a tu alrededor y miras a los demás como el reflejo de tu interior, verás que todo pasó como tenía que pasar.

Estas palabras que leíste en el párrafo anterior pueden que te quemen el coco, los ojos o sientas rechazo a ellas, pero aprendemos a ser mejores a través de nuestros peores momentos y permanecer en estado de víctima definitivamente no es la manera que lo puedas lograr, ponerte el saco de víctima te quitas el poder y la oportunidad de crecer, de aprender, de sanar, de amar, de sentir gratitud y vivir la vida con plenitud.

¿Estás listo/lista para emprender este camino interior de crecimiento, sanación, reconciliación contigo y los demás?

Si no lo sabes, reserva tu sesión para descubrirlo ya y ahora mismo

Reservar un turno

Para consultas deje su mensaje al WhatsApp

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on whatsapp

Más publicaciones

Temas

Envíame un Mensaje

Recuerda, estoy para ayudarte

¿Necesitas más información? No dudes en escribirme