¿Qué hacer cuando vivimos momentos difíciles?

Si la actitud es la adecuada la experiencia sirve para el crecimiento personal, ayuda a que desarrollemos esa parte que necesitas
¿Qué hacer cuando vivimos momentos difíciles?

Estos momentos suelen ser descritos como una gran oscuridad, un túnel sin salida y se experimenta falta de esperanza y desorientación, mucho desorden interior. No se logra pensar que es un momento y que terminará, acompañado de desesperación y en ocasiones hasta puede llevar a pensamientos muy negativos como no querer vivir más. 

Si estás pasando algún reto o desafío en tu vida, quizá te sientas identificado o si no, envíame un mensaje o mail compartiéndola tu sensación y estado que te produce el estar viviendo ese momento difícil. 

Las experiencias no agradables o situaciones difíciles empujan a desarrollar nuevas habilidades de afrontamiento, ampliar nuestros recursos internos, nos sacan de nuestra zona de conocimiento. 

Me gusta ilustrar las situaciones y para eso no encontré nada mejor que una experiencia que viví hace poco, soñaba con poder realizarlo alguna vez y mi sueño se hizo realidad. Esta experiencia era realizar salto tándem, es un salto en paracaídas pero sujeta a un profesional, lo que me permite relajarme y disfrutar la experiencia. 

Al llegar al lugar ingresamos por un extremo de la pista, parecía largo el recorrido hasta llegar al hangar. Luego de unas breves instrucciones, equiparme, subimos a la avioneta y empezamos la aventura. A medida que ascendía la avioneta la vista quedaba más majestuosa, podía ver muchas parcelas de cultivos, viviendas, campo de pasturas, monte, arroyos y el río. Pude disfrutar de esta vista amplia y total de la región. Pero al saltar de la avioneta, no pude ver la pista, era miserablemente pequeña, pensaba cómo acertar tan pequeño pedazo de tierra para poner justo allí los pies.  

También te puede interesar

¿Qué tiene mi salto de tándem que ver con una situación difícil? 

Para mí fue un escenario perfecto y pensaba cómo cambian las cosas dependiendo de donde las mires.  

Cuando estaba en la tierra y eso que era en auto que recorrí la pista,  ahora imagínate si debía ir del extremo de la pista a pie, lo inmensa que me habría parecido.  

Cuando vivimos una experiencia difícil es como atravesar la pista a pie, no vemos el final, es desesperanzador, no vemos más que el problema, el sentimiento de que no podremos con ello nos lleva incluso en ocasiones a sentarnos, a quedar quietos con la idea de que va pasar. Pero déjame decirte que en todas las situaciones es necesario que nos movamos.  

La mejor dirección para movernos es parecida a lo que hice al subir a la avioneta, alejarme de la tierra para ver desde otro ángulo, lo que me permitió ver toda la región.  

Aprender a tener otra perspectiva de lo que nos pasa permite evaluar de otra manera, permite ver que el problema está, pero hay más en la vida que ese problema, así como había diferentes matices de parcelas de cultivos y la pista hacia parte de ese gran escenario perfecto de la naturaleza también lo es con la situación difícil. 

Que no podamos ver la situación desde otra perspectiva es justamente lo que nos lleva a la desesperación, porque no sabemos hacerlo.  

Sé amable contigo, no tienes por qué saber hacer todo, permítete recibir ayuda, o acaso si padecieras de apendicitis te practicarías a ti misma la cirugía, procederías a abrir tu abdomen y extraer el apéndice inflamado. ¿Verdad que no?   

Entonces estarás también de acuerdo conmigo que sería lo más sensato y lógico que pidieras ayuda profesional cuando atraviesas situaciones difíciles y sientes ese desorden interior que te desespera. 

¿Qué encontrarás en un profesional para superar este momento difícil? 

¿Te acuerdas del ejemplo de ver la pista del suelo y verlo desde el aire?  

Bueno es así, ayudarte a tener una mirada distinta de tu situación, descubrir tus recursos de afrontamiento, desarrollar habilidades y adquirir nuevas herramientas estratégicas para que lo logres.  

Los momentos “difíciles” son un desafío para crecer, sin olvidar que una misma situación puede servir para salir de ella empoderada/o, más fuerte como también empequeñecidos, y esto no depende de la situación sino de la actitud que adoptamos ante la situación. 

Si la actitud es la adecuada como decía anteriormente la experiencia sirve para el crecimiento personal, ayuda a que desarrollemos esa parte que necesitas  trabajar de ti mismo, más fortalecido/a, empoderado/a, con una autoestima más sana, equilibrada, más centrado/a en tu propósito y con mayor potencial para ti, para lograr tus sueños  y tus metas y con más tolerancia y amor hacia ti los demás. 

Ahora me dirás ¿y si no tengo esa actitud?  

Puede que no la veas, que no sientas que la tengas pero si tienes voluntad de salir de esa situación difícil y estás dispuesto/a a conseguirlo, créeme lo lograrás. TU PUEDES 


Si deseas que te guíe en el camino comunícate conmigo para reservar tu espacio. 

Reservar un turno

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on whatsapp

Más publicaciones

La gota que colmó el vaso

La gota que colmó el vaso

Cada experiencia que genera malestar y no es procesado adecuadamente la podemos considerar una gota que va llenando el vaso

Temas

Envíame un Mensaje

Recuerda, estoy para ayudarte

¿Necesitas más información? No dudes en escribirme