Las relaciones que a lo largo de la vida llegan y van no son mera casualidad.

No hay sentimientos buenos ni malos. Pueden ser agradables o desagradables, pero todos los sentimientos son mensajes de necesidades.

Algunas relaciones terminan porque nos mudamos a otro lugar, otras porque cambiamos de etapa en la vida y otras relaciones terminan porque no hemos aprendido sobre la psicología interior de las relaciones, pero todas las relaciones están para enseñarnos algo, para ayudarnos a crecer, ser mejores personas y superarnos a nosotros mismos y si no aprendemos de la experiencia se volverá a repetir,  aunque rompamos esa relación aparecerá otra que nos enfrentará a la misma experiencia. 

Es muy frecuente en estos tiempos escuchar en las reuniones en los círculos sociales que el matrimonio no resultó bueno, no era la pareja correcta  y hacen referencia a esto, a las ideas que la sociedad está implantando como valedero cuando se dice que no era la persona adecuada, ésta nueva moda no es más que una transferencia de la culpa y el eximir la responsabilidad personal para que el matrimonio funcione, aunque pareciera ser un asunto irrelevante, está llevando a muchos matrimonios a su término. 

Asunción de la sociedad de estos conceptos y estas ideas erradas de que el/la compañero/a es la persona errada y semejantes son las que han ayudado a que evitaran su protagonismo y eximirse de responsabilidad para lograr el funcionamiento de la relación, al igual que el mito de “alma gemela”, “la otra mitad”, la media naranja”,etc. Esta famosa idea muy escuchada entre las personas en estos tiempos procede de la mitología griega que dice que cada persona en el planeta tiene un alma gemela que debe encontrar.

Al igual que la otra idea mitológica que hace referencia en la leyenda del hilo rojo («Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper». Proverbio Chino) que une a las personas y de gran arrastre también, siembra la creencia que esa persona será la otra mitad, le completará y le hará completamente feliz. Es de allí que varias culturas han idealizado que cada individuo debe encontrar y buscar hasta encontrar alguien que comparte una afinidad profunda y natural en el campo efectivo, simpático, amoroso, sexual y espiritual.  

Según estas ideas en el momento que surgen los conflictos en la relación la solución es separarse y continuar la búsqueda de su alma gemela “la persona adecuada”, la que está por “el hilo rojo” unida a él o ella,  esta idea irreal distorsiona el propósito que tiene una relación, y la clave no es encontrar la persona adecuada o correcta, sino hacer las cosas correctas  o adecuadas con la persona que es la pareja, porque si los miembros de una relación hacen lo correcto el matrimonio sale bien. 

Todas las personas que llegan a nuestras vidas vienen para enseñarnos algo, el amor no es encontrar alguien que lea tu mente y tus necesidades, sino crecer juntos, y este crecer es desafiarse para salir de la zona de confort, el ser humano necesita tensión, eso nos empuja a desarrollar el propio potencial, si no hay tensión genera desgano y apatía. Y quien mejor que tu pareja para ayudarte a  ser mejor, hacer la lectura saludable de lo que pasa y darse permiso de sentir de validar tus emociones te permite crecer. Todo lo que te pasó tiene un propósito mayor. Descúbrelo. 

 No hay sentimientos buenos ni malos. Pueden ser agradables o desagradables, pero todos los sentimientos son mensajes de necesidades. 

Aprende a darle la lectura adecuada a las acciones de tu pareja que te molestan, descubre el propósito que tienen para tu vida, son oportunidades para sanar las cargas emocionales de tu pasado para hacerte libre, recuperar tu tranquilidad y tener una vida plena. 

Si deseas que te guíe en el camino comunícate conmigo para reservar tu espacio. 

Reservar un turno

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on whatsapp

Más publicaciones

Año nuevo… Vida nueva

Tu relación cambiará cuando tu decidas cambiar, cuando te permitas trabajar tus heridas, tus traumas, tus dolores. Mientras no estés dispuesto a….

La gota que colmó el vaso

La gota que colmó el vaso

Cada experiencia que genera malestar y no es procesado adecuadamente la podemos considerar una gota que va llenando el vaso

Causas de la infidelidad

Causas de la infidelidad

Es muy frecuente que las personas que acuden a buscar ayuda por infidelidad se dan cuenta cuanto se ha traicionado a sí misma, cuán infiel se estaba siendo…

Temas

Envíame un Mensaje

Recuerda, estoy para ayudarte

¿Necesitas más información? No dudes en escribirme